Arte en la Ciudad – por Carlos Lastarria

Arte en la Ciudad

Por Carlos Lastarria

Cinco décadas en el arte

El pintor Edgardo Catalán presenta en la Sala Viña del Mar una muestra con obras realizadas durante sus muchos años de labor creativa y hasta el presente. La exposición es una especie de retrospectiva donde se aprecian sus trabajos fundamentalmente el óleo y acuarelas. El recorrido permite reconocer sus motivaciones que tienen que ver con el eterno Valparaíso, con reminiscencias de otros lugares, con aspectos vinculados a la música y a la caligrafía. Un recorrido por las ruinas de Pompeya, un “Tsunami”y otras indagaciones humanas, sociales, políticas y naturales que él ha llevado a la pintura entremezclando los acontecimientos y las distintas situaciones que al final hace converger pictóricamente.

Catalán perteneció a un activo grupo de artistas surgidos en un gran momento para las artes de la región. Algunos lo vinculan a la llamada “generación dispersa”o la “generación perdida”, yo prefiero usar otro término: el de la “Edad de oro” de la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar. (’50 al ‘ 60).

Actualmente un establecimiento con más de dos décadas en decadencia y en franco estado senil. El nombre de Edgardo se inscribe en un legado que perdura y como tal se aprecia en la muestra viñamarina, donde la memoria se une con el registro de las imágenes y la imaginación con la realidad. Todo documentado en la pintura como único texto de lectura visual. La muestra más que el ensayo para una retrospectiva parece una construcción definitiva.

El registro de las obras expuestas permite efectuar una revisión en el tiempo y valorar la vigencia de su trabajo.

Su pintura es una lección de arte tanto en los aspectos técnicos como en la persistencia de su propuesta. Lo que hoy se aprecia es una muestra coherente, ordenada, rigurosamente seleccionada donde el pasado y el presente son solo un momento en el arte. Es un viaje por el tiempo donde las épocas y los momentos se entrelazan en la forma en que solo sabe hacerlo un pintor.

Publicado en el diario “La Estrella” de Valparaíso, 8 de octubre de 2012.